El próximo 4 de septiembre se conmemora el día internacional de las aves costeras. Con más de 4200 kilómetros de costas, Chile es un espacio ideal para la visita de miles de aves playeras que migran desde el hemisferio norte y de otras especies que nidifican en el borde del Pacífico.

Desde el año 2014 cada 6 de septiembre se conmemora el Día Internacional de las Aves Playeras, efeméride orientada a generar consciencia sobre el cuidado de estas especies conocidas en inglés como shorebirds, cuyos especímenes se encuentran entre los más migratorios del mundo. Efectivamente, de acuerdo a estudios, algunas de estas aves llegan a volar hasta 30 mil kilómetros desde el Ártico a la Patagonia, moviéndose entre áreas de reproducción, de “invernada” o haciendo una escala en su migración.

El peso promedio de cada ejemplar es variado, pero en general va en torno a los 300 gramos, con tamaños que varían entre los 15 y 30 centímetros, con alas largas , puntiagudas y plumaje blanco y gris. Se trata de especies que deambulan en un equilibrio frágil, por lo que su conservación pasó a ser una prioridad internacional.

En nuestra región de Arica y Parinacota, un espacio clave para el arribo de estas especies es el Río Lluta, el humedal más norteño de Chile a tan solo 8 km de la frontera con Perú. Tiene una superficie de aproximadamente 250 hectáreas en las cuales se pueden encontrar diversos tipos de hábitats como playas estuarinas, lagunas dulces, matorrales y gramadales. La desembocadura del Río Lluta enfrenta diversas amenazas a causa de la acción humana como el tránsito de vehículos todo terreno y actividades recreativas no reguladas. Según el Atlas de las Aves Playeras de Chile, en este espacio se han encontrado especies como el Chorlo gritón, Playero enano y Playero de patas largas. Éstos se suman a otras especies presentes en la Región como el Pilpilén común o el Chorlo nevado, Chorlo dorado, Chorlo Ártico, Chorlo semipalmado, Playero de las rompientes, Playero de Baird, Playero manchado y Pitotoy chico, entre otros.

Además del río Lluta, en la Región también son hábitat de especies migratorias las desembocaduras de los ríos Vítor y Camarones.

Javier Donoso, subgerente de Medioambiente y Sostenibilidad de Golden Omega, explica que el riesgo en que se encuentran se origina principalmente por la influencia humana, ya sea por acciones directas que ponen en peligro la vida de las aves o la contaminación de diverso tipo, que afecta los hábitos alimenticios de las especies, así como sus espacios para anidar o reproducirse.

“La preservación de estas especies y que puedan desarrollar de forma normal sus ciclos migratorios, depende mucho del grado de conciencia que se logre generar respecto a la protección de sus espacios. Por una parte, en Chile sabemos que muchos humedales y espacios usados por las aves costeras están en peligro por actividades como la práctica de 4×4, cabalgatas recreativas o presencia de mascotas. Pero además está el tema de la contaminación derivada del plástico en la que estamos trabajando hace tiempo, pero que claramente no ha sido suficiente”.

Efectivamente, Donoso apunta a que la presencia de residuos humanos incluso fue detectada hace poco en la Fosa de Atacama, donde la primera expedición realizada a su lecho a 8 mil metros de profundidad detectó – con sorpresa- una bolsa de basura.

Una buena noticia

Pero no todo es malo. Recientemente bajo los auspicios de la Asamblea General de las Naciones Unidas se creó una coalición internacional que busca acabar con la contaminación por plástico. Efectivamente, los gobiernos de Ruanda y Noruega lanzaron la Coalición de Alta Ambición para Acabar con la Contaminación por Plásticos junto con Chile, Canadá, Perú, Alemania, Senegal, Georgia, República de Corea, Reino Unido, Suiza, Portugal, Dinamarca, Finlandia, Suecia, Costa Rica, Islandia, Ecuador, Francia y República Dominicana.

La iniciativa comenzó a gestionarse a principios de año, impulsada tras la aprobación de la resolución por parte de la Asamblea de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente para iniciar las negociaciones de un instrumento internacional, legalmente vinculante, para terminar con la contaminación por plásticos.

La labor de la Organización consistirá, entre otras cosas, en trabajar los elementos esenciales para desarrollar un tratado histórico para 2024, con la meta de terminar con la contaminación plástica para 2040.

Hasta ahora, la iniciativa ha descrito tres objetivos estratégicos, tales como limitar el consumo y producción de plásticos a niveles sostenibles.

 

Más información visita Atlas de las Aves Playeras de Chile:

https://www.redobservadores.cl/wp-content/uploads/2018/05/Atlas-de-las-aves-playeras-de-Chile.pdfhttps://mma.gob.cl/chile-se-une-al-compromiso-por-terminar-con-la-contaminacion-por-plasticos-hacia-2040/