SEGUNDA EDICIÓN

Conferencia de los Océanos de las Naciones Unidas:

Más de 150 países se reunieron en Lisboa para analizar el estado actual de los océanos, que cada año se ven más amenazados por la intervención humana y la explotación desmesurada. ¿Por qué cuidarlos? Los océanos cubren tres cuartas partes de la superficie de la Tierra y contienen el 97% del agua del planeta, pero además generan el 50% del oxígeno que consumimos y absorben el 25% de todas las emisiones de dióxido de carbono, una realidad vital tanto para nuestro país como para Arica.

Afortunadamente para el planeta, durante las últimas décadas la preocupación por el medioambiente ha evolucionado de forma positiva, dejando de ser un tema accesorio en discursos políticos, propuestas empresariales o conversaciones de sobremesa, para tomar la urgencia y protagonismo que hoy se precisa. De esta manera, existen muchas iniciativas, tanto públicas como privadas, que tienen como fin frenar el avanzado deterioro que muestra el planeta en sus diferentes ecosistemas.

Y es que el cambio afecta nuestras vidas, tanto en Arica como en el resto del orbe, los cambios son difíciles de obviar: calurosos veranos, inundaciones sorpresivas o, por el contrario, como en el caso chileno, un déficit hídrico que se arrastra hace ya varios años. El escenario hace necesario prestar especial atención hacia las ventajas que nos ofrecen los océanos para poder detener los efectos del calentamiento global.

De acuerdo a las Naciones Unidas, los océanos cubren el 70% de la superficie global y son el hogar de cerca del 80% de toda la vida existente, lo que los convierte en la biósfera más grande. Y, lo más importante respecto a su contribución para detener el cambio climático, es que genera el 50% del oxígeno que necesitamos, absorben el 25% de todas las emisiones de dióxido de carbono y capturan el 90% del calor adicional que general dichas emisiones. Por este motivo no solo podemos hablar de los océanos como pulmones de la Tierra, sino que además son los mayores captadores de carbono.

La importancia de estas masas de agua, tanto como hogar de miles de especies y la capacidad que tienen de combatir el cambio climático, provocó que las Naciones Unidas organizara la Conferencia sobre los Océanos, junto a los Gobiernos de Kenia y Portugal, para crear y promover soluciones, con base científica, para una gestión sostenible de los océanos.

En la cumbre se destacó que es necesario aplicar tecnología ecológica y usar de forma innovadora los recursos marinos, además de abordar las amenazas para la salud, la ecología, la economía y la gobernanza del océano, tales como la acidificación; la basura marina y la contaminación; la pesca ilegal; y la pérdida de hábitats y biodiversidad.

El secretario general de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, indicó en medio del encuentro internacional que “hoy nos enfrentamos a lo que calificaría como una emergencia en los océanos”. De hecho, de acuerdo al programa para el Medioambiente de la organización mundial, la cantidad de contaminación que llega hasta el mar equivale a que cada minuto un camión de basura derrame su carga en las aguas. De continuar al mismo ritmo, la contaminación por plástico se triplicará para el 2060. Ya en la actualidad los microplásticos provocan cada año la muerte de un millón de aves marinas y cien mil mamíferos.

Al término del encuentro, se concluyó que existe un fracaso colectivo para cumplir el Objetivo de Desarrollo Sostenible 14, planteado hace ya siete años, cuyo ideario subraya la necesidad de conservar y utilizar de manera sostenible los océanos, mares y recursos marinos del planeta. Por ello se hace necesario un compromiso mayor a todo nivel para abordar los efectos acumulativos del calentamiento global sobre los océanos, incluyendo la degradación de los ecosistemas y la extinción de especies.

Sobre los acuerdos de la cumbre, Javier Donoso, subgerente de Medioambiente y Sostenibilidad de Golden Omega, recalcó la importancia de tomar acciones correctivas de forma oportuna, ya que cualquier demora en abordar la crisis actual puede tener un impacto exponencial a futuro.

“Estas instancias internacionales son de suma relevancia para poder comprometer cambios efectivos en el cuidado del medioambiente, pero de poco servirán si los países participantes no se comprometen con medidas concretas para generar impactos que realmente sean un cambio en el estado actual de nuestro planeta. Ojalá que, como Costa Rica, Colombia y Panamá, más países de todo el mundo logren alcanzar la meta para proteger el 30% de los océanos para el 2030. En la actualidad ya hay 100 países comprometidos con esta causa y solo tres han cumplido, por lo que es indispensable que, desde todos los frentes, se pueda avanzar para preservar los mares. En este sentido todo esfuerzo aporta y la responsabilidad que los ariqueños tengan con sus espacios marinos, con el cuidado de sus playas, es parte del cambio cultural urgente que precisamos”, indicó Donoso.

 

Para más información visita:
www.un.org/es/conferences/ocean2022