Fiestas de fin de año y el desafío del reciclaje

By enero 3, 2022Internacional

Las fiestas de Navidad y Año Nuevo siempre han sido una de las fechas más esperadas por la mayoría de las personas en Chile y el mundo occidental, tanto por el rito judeocristiano que conmemora el nacimiento de Jesús para los religiosos, como también para las personas que tienen ganas de compartir y entregar un presente a sus seres más queridos.

Sin embargo, desde hace años estas festividades que tienen el objetivo de reunir a familias, amigos y compañeros de oficina, han estado atrapadas en paradigmas de consumo extremos en nuestro país, generando así toneladas de basura de papeles de regalos, cotillones, plásticos, botellas y un sin fin de otros artículos, afectando el medioambiente cada fin de año.

De acuerdo, con el informe de la ONU sobre el impacto negativo del plástico en los océanos del mundo, para 2040 los volúmenes de este material que fluirán hacia el mar casi se triplicarán, con una cantidad anual de entre 23 y 37 millones de toneladas. Esto significa alrededor de 50 kg de plástico por metro de costa en todo el mundo.

En esta línea, y de acuerdo con la ONG Oceana, en el mundo se gastan más de 400 millones de dólares en envases plásticos por año y se estima que cerca de 15 millones de dólares terminan en nuestros ecosistemas acuáticos.

Frente a esta realidad, es que hoy la responsabilidad de combatir la contaminación del planeta con nuevos hábitos y prácticas es un compromiso que se tiene que reforzar con seriedad, y más en estas fiestas. Es así como, cada vez aparecen nuevas alternativas ecológicas y biodegradables para reemplazar los plásticos y otros desechos, que son llevados a nuestros ecosistemas marinos, siendo utilizados durante décadas como simples vertederos.

Si bien, en los últimos años hemos observado como de a poco se ha estado instalando el tema de la sustentabilidad y las buenas prácticas en la población a través de: organizaciones sociales, campañas de redes sociales, blogs e iniciativas para limpiar las playas, aún falta mucho por lograr imprimir el mensaje del reciclaje en los más de casi 18 millones de habitantes que viven nuestro territorio nacional.

Francisca Marín, emprendedora de Breakinggreen empresa especializada en productos sustentables, explica que “cada vez más, en estas fechas las personas están empezando a reciclar su basura en vez de botarla; existe mayor conciencia que en otros años. Desde ocupar bolsas de tela hasta envases de cera de abeja para envolver regalos de comida, son algunas de las nuevas prácticas de fin de año que hemos empezado a observar. Asimismo, el cotillón se está reutilizando año a año, ya que las personas tienen mayor conciencia de dónde va a parar toda la basura: al mar. Si bien vamos bien encaminados, aún nos queda un largo camino por recorrer” aclara.

Durante años el impacto de las limpiezas de playas por parte de la iniciativa Olas Zero Plástico de Golden Omega en Arica, ha impulsado una transformación positiva en el borde costero de la ciudad. A partir del desarrollo de campañas de concientización, diálogos con las comunidades y creación de convocatorias para retirar los desechos esparcidos en las playas, se ha podido promover que la playa esté buenas condiciones para ser disfrutada por los ariqueños y turistas.

No obstante, se sabe que cuando llegan las fechas de fin de año y la temporada de vacaciones, se experimenta un aumento de los desechos plásticos encontrados en las playas, por esto mismo la recomendación desde Olas Zero Plástico es a reforzar el compromiso con el medio ambiente realizado durante todo el año y a seguir apostando por la transformación ecológica como método de protección para el mundo marino y el planeta tierra.

Javier Donoso, Subgerente de Medio Ambiente y Sostenibilidad de Golden Omega, explica que “durante estas fiestas hemos experimentado una sensación incómoda, puesto que una parte importante del trabajo realizado durante el año se ha visto mermado por estas celebraciones, sin embargo, esto nos motiva a reforzar aún más nuestro compromiso con el medio ambiente. El desafío es grande y ambicioso, pero de esto dependerá que las nuevas generaciones puedan disfrutar de playas y mares limpios”.