Mayo es el mes en el que recordamos las heroicas proezas navales de Prat y Condell durante la Guerra del Pacífico, pero también puede ser la oportunidad para reflexionar cómo seguir protegiendo estas importantes zonas del país.

En la actualidad se encuentran bajo protección oficial alrededor de 1.500.000 km2 de mar, que representan más del 40% de la Zona Económica Exclusiva (ZEE) nacional.

Con el comienzo de mayo parten las celebraciones por el mes del mar, conmemoraciones que están relacionadas directamente con la historia de Chile y las gestas navales. Si bien el 21 de mayo se recuerda una vez más uno de los capítulos más destacados de la Guerra del Pacífico (1879-1883), pareciera que en nuestro tiempo la batalla principal consiste en preservar nuestras costas y la diversidad que poseemos en el mar.

La contaminación de origen humano cada vez va pasando más la cuenta a nuestro planeta, y todas las prácticas que puedan ser consideradas para proteger el medio ambiente son válidas. En ese sentido, una de las principales herramientas que existen en nuestro país para proteger particularmente el mar consiste en los Parques Marinos.

Estas zonas son áreas destinadas a preservar unidades ecológicas de alto interés no solo para la ciencia, sino que como patrimonio cultural. En Chile existen actualmente 7 parques marinos, entre los que se encuentran el archipiélago de Juan Fernández, en la Región de Valparaíso, y el Paso Drake, en la Región de Magallanes.

Estas amplias áreas protegen a las especies marinas y en estos lugares no se puede efectuar ningún tipo de actividad, a excepción de aquellas que se autoricen con propósitos de observación, investigación o estudio. Es así como la ballena jorobada, el pingüino de Magallanes, el lobo marino común, delfines y varias otras especies se ven protegidas por estas normativas.
Los parques marinos son creados a través de decretos firmados por el Presidente de Chile, el Ministerio de Economía, Fomento y Turismo, y el Ministerio de Medio Ambiente. Quien se encarga del día a día, es decir, de la administración de los parques, es el Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura.

¿Es posible visitar estos parques? Sí, es posible, existen áreas que están destinadas al turismo y permiten a sus visitantes conocer algunos hábitats y sus animales. Lo que es importante es considerar estas actividades turísticas solo con agentes autorizados por las autoridades. Además, también es de suma relevancia respetar a todas las especies, tanto vegetales como animales. Por ende, al visitar estos lugares, no hay que botar basura, recolectar recuerdos del área y, por supuesto, no molestar ni interactuar con la fauna marina del área.

Javier Donoso, Subgerente de Medioambiente y Sostenibilidad de Golden Omega indica que este tipo de normativas son de suma importancia para proteger nuestra diversidad marítima y por el rol que cumple el mar en la regulación del clima.

“Este tipo de protección que hay en Chile, no solo permite preservar fauna y flora marina y analizarla desde un punto de vista científico, sino que incluso es de suma relevancia en un aspecto económico ya que en estos lugares muchos animales pueden encontrar espacios de reproducción que aseguren su subsistencia. Por otra parte, el mar permite regular las temperaturas tanto en verano como en invierno y ayuda a combatir la contaminación atmosférica. Cuidar el mar no solo implica cuidar el hábitat de millones de criaturas vivas, sino que también nuestra propia existencia”, indica Donoso.

¿Conoces los parques marinos chilenos?

Nazca – Desventuradas en la Región de Valparaíso

Motu Motiro Hiva en la Región de Valparaíso

Mar de Juan Fernández en la Región de Valparaíso

Montes Submarinos Crusoe y Selkirk y Red de Parques Marinos Lobería Selkirk, El Arenal, Tierra Blanca y El Palillo

Francisco Coloane en la Región de Magallanes

Islas Diego Ramírez y Paso Drake en la Región de Magallanes