Reportaje ONU: La crisis del plástico es una emergencia planetaria

By diciembre 10, 2021Internacional

El último reporte del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente difundido el pasado 21 de octubre con respecto a la presencia de plástico en los océanos ha sido dramático: hay que cambiar drásticamente el enfoque a esta “gran piedra en el zapato” que afecta el medio ambiente global.

De acuerdo con el informe, el plástico representa el 85% de los residuos que llegan a los océanos y advierte que, para el año 2040, las toneladas asociadas a estos residuos se triplicarán, llegando a una cantidad que bordeará entre 23 y 37 millones anuales. Esto significa alrededor de 50 kg de plástico por metro de costa en todo el mundo.

A su vez, el estudio recalca que la contaminación por plásticos en los hábitats acuáticos ha aumentado considerablemente en los últimos años y se pronostica que se duplique para 2030, con resultados nefastos para la salud, la economía, la biodiversidad y el clima.

En esta lógica, los animales acuáticos y las aves mueren debido, principalmente, al consumo del plástico arrojado a los mares por acción humana, ya sea por hábitos personales, desechos industriales o de las urbes, generando así un problema mucho más grave que el que se aprecia a simple vista, ya que varias especies están desapareciendo silenciosamente de la cadena alimenticia de otros animales marinos, poniendo en jaque el equilibrio de la naturaleza.

Asimismo, entre las conclusiones más llamativas del organismo internacional destaca su visión respecto al reciclaje. El estudio indica que por ahora no está siendo una herramienta útil para frenar la crisis del plástico, catalogando las medidas dispuestas hasta ahora como insuficientes. Incluso, pone como botón de muestra el escaso aporte de los envases que cuentan con certificación “biodegradable”, ya que estos embotellados, paradojalmente, representan una amenaza química similar a los plásticos convencionales, ya que, de acuerdo con diversos análisis, se demostró que varias de estas botellas no presentaban ningún grado de biodegradación en ambientes marinos, no mostrando efectos positivos en el combate a la contaminación de los mares.

En este contexto, el organismo aboga por colocar la contaminación de plástico de los océanos como un problema climático in situ, puesto que las consecuencias negativas hacia los animales acuáticos y ecosistemas marinos recién se están empezando a observar.

Sin embargo, el reporte de Naciones Unidas no sólo es alarmista con el escenario actual de estas malas prácticas, también aborda con dureza las fallas del mercado y la industria a la hora de fabricar estos materiales, puesto que es necesario cambiar de manera urgente la lógica del abaratamiento de los costos del plástico por sobre otros materiales como el vidrio.

En este escenario, la ONU quiere apostar a generar una institucionalidad robusta, con una musculatura capaz de liderar los procesos asociados a la industria del plástico y su impacto en la contaminación en los mares, logrando así crear organismos que fiscalicen de manera correcta y con los más altos estándares fijados en la última COP26 para la limpieza de los océanos.

El estudio concluye con que es necesario cambiar hábitos hacia enfoques circulares, con prácticas sostenibles de consumo y producción, además de fijar cambios rápidos enfocados hacia empresas y una mayor conciencia por parte de los consumidores respecto a sus prácticas.

Javier Donoso, subgerente de medio ambiente y sostenibilidad de Golden Omega, explica que “hace varios años hemos entendido el cambio de paradigma que debemos tener frente a la contaminación de los mares a causa de los plásticos. En esta línea desde Golden Omega hemos impulsado el programa “Olas Zero Plástico” con valiosos avances en la comunidad y en nuestra organización, sin embargo, este reporte nos hace reflexionar más como compañía y el rol que tenemos de liderar para proteger el equilibrio medioambiental de los mares”.